¿Qué alimentos no deben faltar en la lonchera de mi hija?

Hay varias consideraciones a tomar en cuenta antes de elaborar el menú para la lonchera; lo principal es que sea rica en nutrientes y se vea apetecible, para que no provoque su rechazo. De esta manera, lo que se recomienda es incluir, en la medida de lo posible, alimentos frescos, sin colorantes ni preservantes.

Ojo, lo importante no es que la lonchera se voluminosa, sino nutritiva. Una merienda nutritiva, básicamente, es rica en:

Proteínas (alimentos de origen animal como la leches, el queso, los huevos, la carne)
Carbohidratos (pan, cerales, tubérculos, frutos secos)
Vitaminas y minerales (frutas y vegetales)
Grasas y azúcares (margarinas y aceites, de preferencia de oliva, maíz o girasol, cremas y dulces -pero siempre con moderación-)

Una niña está en pleno crecimiento y alimentos como la leche, el queso y el yogurt ayudarán al desarrollo de sus huesos. La leche chocolatada, el yogurt y los jugos enriquecidos con avena aparecen aquí como una buena alternativa. Las pasas y ciruelas son, asimismo, buenos aliados para combatir el estreñimiento al preparar una lonchera.

Incluir frutas en la alimentación de los niños es sumamente importante. Las mandarinas, fresas, uvas y la piña ya cortada en pedazos no sólo son fáciles de comer, si no también lo suficientemente provocativas.

En cuanto a los vegetales, se recomiendan ensaladas coloridas hechas de tomates pequeños, mini zanahorias, apio picado y palta (aguacate), entre otras. Si los ofreces con queso crema o como complemento de un sándwich de pollo o de jamón con queso, seguro que no los rechazarán. Eso sí, procura que el pan sea pita o esté hecho de harina integral, de preferencia enriquecido con hierro.

Trata, a su vez, que las galletas que comen no estén rellenas de chocolate o crema. Prefiere las sencillas de vainilla o soda, las cuales puedes luego untar con queso crema, paté o mermelada. Por otro lado, ten por seguro que el pop corn tiene un menor contenido de grasa que un bolsón de papas fritas.

Y aunque será inevitable que tu niño te pida dulces y golosinas embolsadas, haz que esto sea opcional y cosa de una o dos veces a la semana. Envíale en su lugar gelatina o pudín. También puedes optar por las pasas negras o rubias, y por las barras de cereal con miel.

Esperamos que estos consejos te hayan servido. Recuerda que es aún mejor si tu hija también participa del hábito de preparación y selección de sus alimentos, para que entienda la importancia de una adecuada nutrición y no proteste a la hora de consumirlos. Juega, así mismo, con las formas y las combinaciones. ¡Le encantará!

Imágenes: dakine-shop, sheknows, visualphotos, flash-screen

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados