Cómo inventar cuentos para niñas

Los cuentos son esenciales en la vida de un niño. Despiertan su imaginación, les enseñan a soñar y a crear, además de que refuerzan los lazos entre tú y ellos. Pero, si ya te cansaste de leer y releer los mismos libros y tu niña te pide más ¿Cómo inventar cuentos para ella, que sean tan originales y divertidos como los de su biblioteca? Aquí te lo decimos.

Si supieras con qué afán espera un niño o una niña la hora de acostarse, o la tarde, luego de hacer los deberes, para que mami tome entre sus manos su libro de cuentos favorito y, acurrucado en su regazo, comience a oír una nueva e interesante historia. Esa historia de hadas, duendes, héroes y princesas mágicas que, suavemente le tomarán de la mano, para llevarla al mundo de los sueños.

No, no hay mejor relajante que ese, y es ese recuerdo el que perdurará por siempre en la memora de una persona. Hace poco, una amiga me decía que, luego de mudarse con su familia, descubrió que sus niñas (de 7 y 4 años) tienen más libros que juguetes. ¡Cómo me alegré por ello! Hoy en día, que ellos se ven casi asaltados por complejos juguetes, videojuegos y  la Internet, que les entrega toda la diversión y fantasía servida en bandeja, sin posibilidad de hacerles crear, inventar y desarrollar su mente; un libro parece ser un elemento obsoleto y condenado al olvido. Pero prevalece porque, al ser narrado por la voz inigualable de mamá o papá, los libros aportan la experiencia insuperable de pasar lindos momentos con ellos, esa experiencia personal que no nos lo darán ni los más sofisticados centros de entretenimiento.

Importancia de la lectura de cuentos en la vida de un niño

Como ves, leerle cuentos a tu niña es más que un pasatiempo, y así nos lo confirma nuestra especialista consultada, Katia Salas, dueña del baby store y atelier Nanaluna, y una especialista per se en todo lo relacionado a niños y bebés. Ella nos dice al respecto:

Es súper importante (leer cuentos a los niños) porque ayuda a desarrollar su imaginación, estimula su creatividad y contribuye a su concentración. Lo ideal de la lectura cotidiana de los cuentos, es que sea hecha por alguien cercano al niño; eso además de ayudar al lector a interpretar y conducir las emociones que va evocando en el niño, contribuye a fortalecer los vínculos entre el lector y el oyente“.

Por ello, dedicarle un tiempo a la lectura de un cuento, ya sea durante el día o antes de dormir, debe ser un imperdible en tu calendario diario. En el cuarto de tu niña no debe faltar un espacio dedicado a sus libros de cuento favoritos.

Y cómo estimular la lectura en estos tiempos de videojuegos e Internet? Katia Salas nos da su consejo:

Hay que cultivar los hábitos de lectura en los niños desde chicos, desde que pueden identificar figuras visualmente, para ir despertando su curiosidad por las imágenes y  luego por las palabras. Hay que darle el peso a los libros, la importancia que tienen en su aprendizaje desde un enfoque entretenido y hasta que despierte su inquietud por descubrir esas “cosas que sólo ocurren en los libros” Cuando ya son más grandes, es bueno felicitar por las conclusiones que ellos solos sacan de su lectura, incluso de las nuevas palabras que aprenden y aplican en su diario lenguaje. Eso les confirmará la importancia de los libros como compañía en su aprendizaje.

Sin embargo, cuando tu niña (o tú misma) ya se cansó de escuchar los mismos cuentos y quiere más, es tu turno de inventar una historia, y esta tiene que ser interesante, cautivar a tu público y dejarlo satisfecho. Y para que  no te vuelvan a atrapar desprevenida cuando te lo pidan, en este post te entrenaremos en el arte de inventar cuentos encantadores para ella.

Cuentos para niños, cómo están hechos

Para crear un cuento hay que conocer cómo se estructura. Ya que hablamos de cuentos infantiles, la estructura debe de ser básica para que el niño o niña pueda entender y seguir con facilidad la historia. Nada de flashbacks u otros artificios literarios que niños de 3 o 6 años no van a entender. El esqueleto de la historia debe contener el inicio, luego el embrollo o problema y la solución final que, generalmente tiene una moraleja, una lección que enseñarle a tu niña.

Por ejemplo, en “la Bella Durmiente”, el inicio nos presenta el lugar y los personajes, en el embrollo o problema nos hablará del porqué la bella durmiente no despierta y cómo lo logrará, y el final, es el desenlace de la historia, cómo el príncipe logra despertarla con un beso, se casan y son felices para siempre.

Esta estructura simple será tu armazón con la que tu historia se sostendrá, tus personajes, todo. Las situaciones y los detalles entrarán en cada una de sus partes, aunque te recomiendo que sean los más sucintos posibles para no confundirla y mantenerla atrapada en la historia.

Una parte importante de un cuento para niños, y dado que serás tú quien se lo cuente, eres tú misma. De nada vale que la historia sea interesante y bien hecha, si no la vas a contar de tal manera. Tienes que impostar, crear voces, hacer con ella la representación de cada parte de la historia, para que esta se enriquezca aún más.

Con estas pautas, podrás crear tu cuento fácilmente.

Los personajes de tu cuento

Una vez entendida la de qué se compone un cuento para niños, es hora de darle forma a los personajes. A las niñas les pueden gustar los personajes glamorosos, como las princesas, los personajes atractivos, como los príncipes, también la fantasía de los animales que pueden hablar, escenarios como bosques, playas, el espacio sideral, lugares exóticos.

Crea tus personajes de acuerdo a los gustos de tu niña. ¿Le encantan las princesas? ¿Le fascinan los animales mitológicos? (unicornios, dragones, etc.) ¿Qué lugares le gustan más? ¿Qué comidas o postres?

Yo te recomiendo que los personajes de tu cuento no pasen de 6 o 7. Si tu niña es muy pequeña, que sean menos para que no se pierda en la historia. Que cada personaje tenga características peculiares y bien definidas, por ejemplo, que sean graciosos, osados, miedosos, tercos, sabios, temperamentales.

Que la forma y fondo de tus personajes tenga relación con la moraleja que quieras enseñar; por ejemplo, si tu cuento es de unos castorcitos y su mamá, y la moraleja es sobre obedecer a los padres, entonces tu cuento será el de una mamá que tenía tres castorcitos muy amorosos, “pero uno de los castorcitos era muy testarudo, no le obedecía y se portaba mal”. Con las  travesuras, de este castorcito, quien se mete en problemas, se crea el embrollo y luego, el final feliz, (se resuelve el embrollo y el castorcito desobediente aprende una lección).

Otro ejemplo de cómo puedes crear un cuento con una moraleja específica nos lo cuenta Katia Salas, quien también es mamá de una pequeña niña:

A mi hija le encantan las princesas y la magia de las hadas. Las uso a veces  para captar su atención, cuando me doy cuenta que las explicaciones o indicaciones directamente no mellan en ella. Y cuando menos se lo espera, y como parte de algo que estamos haciendo, o le estoy enseñando o corrigiendo, (como por ejemplo, la importancia del orden,) súbitamente aparece esta niña, que era una princesa, hija de una reina que un día partió a un largo viaje, encargándole a la princesa que mantuviese el orden del palacio. Pero cuando la reina volvió, comenzó a buscar a su hijita adorada y no podía encontrarla.. la buscó y buscó por tantos días, que incluso hizo llamar a unos duendecitos que habitaban cerca del palacio para que la ayudaran a encontrarla, y es que por cada rincón y debajo de cada escalón había algo fuera de sitio y el desorden se había apoderado del palacio, sin que la princesa se hubiera dado cuenta, y cuando se dio cuenta ya no pudo hacer nada, hasta que se perdió.. Y así la princesa “Arenaida” (mi hija se llama Arena) aprendió que el orden es súper importante para que todos vivan felices y encuentren lo que necesitan a tiempo.

Otro tip que te puedo dar, y que he observado, es que a los niños y niñas pequeños les gusta las historias que reflejen la estructura familiar (seguro has notado que, cuando juegan, todos los personajes que ellos crean con sus juguetes son “el hermanito de, la mamá de, el papá de…” y esto es porque su universo se mueve bajo ese orden.

Mientras crecen y van explorando más allá del hogar familiar, van acrecentando su visión de las cosas, es ahí que puedes ir creando historias un poco más complejas. A partir de esta lógica infantil puedes ir diseñando tus historias.

Cómo contar un cuento para niñas

Una vez que ya tengas tu historia o tus historias (si son varias, asegúrate de anotarlas para no perder detalles o por si tu niña te pide que se lo cuentes otra vez). Es importante que sepas como contarla.

Un cuento debe despertar la imaginación en los niños y la capacidad de abstraerse, esto es, de concentrarse de tal manera que “vea” y “oiga” lo que le están contando, como si fuera real. Ese es el goce de la lectura que debemos inculcar en ellos.

Por ello, debes contar tu cuento usando una buena entonación y variándola de acuerdo a los personajes y las circunstancias. igualmente, cuando describas los escenarios, haz que tu voz transmita, por ejemplo que hay lluvia, viento o sol y calidez.

Tu cuento debe enriquecerse a través de tu narración. Tampoco te estoy pidiendo que hagas mímicas exageradas que no harán más que tener a tu niña con los ojos abiertos toda la noche (a menos que cuentes tus historias en otra hora del día). Hazlo sutil pero efectivamente.

Como nos dice nuestra especialista consultada, idear un cuento y la manera de contarlo implica también estar “al día” de las modas e intereses de los niños. Así podemos involucrar sus personajes a nuestros cuentos y captar mejor su atención.  Y al contárselo:

“Ponerle entonación, onomatopeyas e histrionismo es muy importante para que nuestro cuento cobre vida y si los hacemos partícipes es mejor, preguntándoles “y qué crees que pasó” o “si tú fueras el príncipe, ¿qué hubieras hecho?” así ellos también nos pueden dar la pauta del cuento y volverse incluso personajes del mismo.

Otros tips para tus cuentos

Estos tips también te serán de ayuda a la hora de inventar historias:

  • Lee cuentos, tanto para adultos como para niños. La lectura estimula la creatividad. Además, con las historias que leas, te inspirarás para crear otras a partir de ellas.
  • Culmina historias. Otro recurso también puede ser el de culminar alguna de las historias quer tu niña ha leído en sus libros de cuento. Ya tienes entonces los personajes y la trama, solo tienes que darle vuelta y continuar con esas aventuras.
  • Toma cursos. Si te da el tiempo otra buena idea podría ser tomar cursos de cómo crear cuentos infantiles.

Con estos consejos estoy segura que lograrás crear historias interesantes para tu niña, que te harán vivir momentos inolvidables. Además, inculcarás en ella el inigualable hábito de la lectura que la beneficiará de por vida. Te dejo con un lindo video que narra un cuento muy sencillo pero emotivo, a tu niña le va a encantar.

ImagenMiBebeOnline, Pequeocio, Actividadesparaniños.org, Hablamosdeliteraturainfantil, Blogbebes.com.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.